Necomimi, las orejas de gato que responden a tu estado de ánimo

Necomimi

Tecnología neuronal al servicio del “cuteness”.

 

 

Disfrazarse de gato está de moda, y además es barato. Mira por ejemplo las fotos que sacamos en menos de una hora paseando por el centro de la ciudad de Madrid durante la noche de Halloween. Basta un par de orejas, un bigote pintado, y poner cara felina cuando te diriges a alguien (agresiva o ronroneante, a elegir) 🙂

En la cultura manga/kawaii de Japón esta costumbre incluso tiene un nombre: Nekomimi (“orejas de gato” en japonés), o Cat-girl/Cat-boy. El manga ha ayudado a popularizar este personaje fantástico, muy presente por otra parte en cualquier reunión de cosplay.

Nekomimi cosplay

De Japón precisamente nos llega este más que curioso gadget, o más bien, como dicen sus creadores, “concebido en Japón, diseñado en Silicon Valley”. Se trata de unas orejas de gato, llamadas “Necomimi” (esta vez con “c”),  que reaccionan permanentemente a nuestro estado de ánimo, gracias a un sensor que lee nuestras ondas cerebrales. Mejor que una larga explicación, veamos el concepto en el vídeo promocional de Neurowear, la marca especializada en dispositivos de reacción emocional que las ha creado (ojo, que el video es muy “Japan-style” 😉   )

En este vídeo, creado en fase de concepto, aún no se aprecian los sensores encargados de captar el estado de ánimo del usuario. En este otro vídeo sí que pueden apreciarse los sensores, y el dispositivo tal como se vende en las tiendas (ojo, que si el anterior era “Japan-style, este es “pijama-party” total 😀  ).

Necomimi movimientos
Los movimientos de las orejas Necomimi no imitan fielmente los correspondientes de los gatos (si un gato inclina las orejas hacia los lados no está relajado, sino todo lo contrario), pero sin embargo sí comunican nuestro estado emocional de un modo muy intuitivo a las personas que nos rodean. Ojo, que un gato pudiera interpretarlas equivocadamente.

 

 

¿Te apetece que tus orejas sean como las de tu gato? No hay problema. Necomimi viene de serie con orejas blancas, pero también pueden sustituirse con otros colores y tipos de orejas.

 

No se trata ni de magia ni de un falso truco,  la  tecnología de sensores neuronales está ahí, y era cuestión de tiempo que alguien se animase a crear un producto así para los amantes de los gatos. La utilidad del aparatito es muy variada, y si bien en principio puede parecer que las Necomimi están orientadas en exclusiva al público infantil o adolescente (ganaron  el premio “mejor producto del año 2013” de la revista Creative Child), cualquier amante de los gatos puede disfrutar poniéndose estas orejas en muchas circunstancias, generalmente que impliquen relación social o disfraces, pues las orejas Necomimi realmente se convierten en unas herramientas de comunicación en cualquier reunión, fiesta o discoteca. Son como la diadema-orejas de toda la vida, ¡Pero con vida propia! ¿Cómo te las pondrías tú?

Orejas Necomimi en Amazon

 

Y más allá

Necomimi se ha convertido en el producto mejor vendido de Neurowear, y tal es así que ya está en fase de diseño el complemento ideal para completar tu disfraz “emocional” de gato. Sí, has adivinado, “Shippo” es la cola que se agita al ritmo de tus ondas cerebrales.

Con “Shippo”, Neurowear da un paso más, pues el dispositivo se conecta con el móvil y con la aplicación de “neuro-taggin map” de la marca, que permite marcar en un mapa aquellos lugares que te generan alguna impresión positiva o negativa, compartirlo con tus amigos o descubrir dónde ellos se emocionaron.

 

Reconócelo, te parece friki y al mismo tiempo te gustaría ponerte uno de estos gadgets gatunos. Si aún no lo has hecho, ya es momento de asumir tu toque personal friki-gatuno. Bienvenida/o al club 😉

Nekomimi en la cama

 

 

Orejas Necomimi en Amazon

Compartir
Artículo anteriorGracias por el 2013
Artículo siguienteCaturday – 20

3 Comentarios

  1. Conozco Necomimi y Shippo a través de revistas desde que lanzaron los prototipos.

    Y a much@s gatólic@s (nos) pueden parecer tentador… pero si no nos podemos resistir, será mejor
    probarlos sin nuestros gatos cerca… o podemos confundirlos seriamente.

    Como bien dice el post de Iñaki, son herramientas de comunicación ¡ humana ! para reuniones, fiestas o discoteca, y los movimientos que reflejan nuestro estado de ánimo no se corresponden a los que mostrará un gato en la misma situación.

    Así, que mucho cuidado o corremos el riesgo que dejar de ser este ‘relativamente agradable compañero de piso’ en forma de ‘gato grande no-hostil’, que es cómo nos ve(n) nuestro(s) gato(s) según el libro Cat Sense del biólogo Dr. Bradshaw (http://bit.ly/1a0RUx0).

    Saludos felinos.

    • Muy oportuna tu apreciación, MiMiga. He editado el artículo para reflejar lo que nos comentas.
      Interesante también el artículo de tu blog ¡Gracias por ambas cosas!

  2. Pues, hace tiempo los havia visto, el video promocional sin el sensor, supongo que entonces aun era la idea, ahora ya lo tienen en el mercado, la verdad es que es tentador, tentador! 🙂

    🙂

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here