Juzgada por salvar a un gato

7

Una médico militar italiana es juzgada por salvar a un gato y se enfrenta a una pena de un año de cárcel por insubordinación.

Juzgada por salvar a un gatoEl origen de esta peculiar historia de protección animal con final incierto está en la base militar italiana de la OTAN en Kosovo. Allí, en mayo del 2012, los gatos campan a sus anchas ajenos al ambiente militar de la base, mientras que los soldados acogen con normalidad la presencia de los felinos que viven con ellos en la base. En este tiempo el oficial al mando de la base emite una orden escrita prohibiendo a las tropas “traer o permitir que se le acerquen animales salvajes, callejeros o sin dueño”.

En este contexto, la médico teniente Barbara Balanzoni recibe una llamada de sus colegas; una gata que suele vivir en el tejado de un barracón está dando a luz, los inusuales gritos que emite parecen indicar que está teniendo problemas, y el veterinario de la base se encuentra de permiso en Italia.

Así fue, la última cría de Ágata (nombre que los soldados dieron posteriormente a la gata) nació muerta, y el mismo destino hubiera corrido su madre de no ser por la atención que Barbara le ofreció. La teniente, que nunca había asistido a un parto felino, empleó su experiencia como anestesista en partos humanos y ayudó a la gata al menos a salvar su vida, no sin dificultad, pues la gata mordió (según la parte acusadora) o arañó (según la médico) a Barbara, que tuvo que ser trasladada a Alemania para recibir la vacuna antirrábica.

Barbara, que es reservista en el ejército, regresó a su trabajo civil en un hospital de Toscana, donde recibió la acusación del responsable de la base por “insubordinación grave”, delito al que se han sumado en los últimos meses el de “calumnia y difamación agravada y continuada” hacia el mismo superior.

En su defensa, la teniente Balanzoni alega que “lejos de desobedecer órdenes, estaba atendiendo a los reglamentos militares, que exigen que en ausencia del veterinario, el médico debe intevenir”. Frente a la acusación de que su acción puso en riesgo la salubridad de la base por el peligro de enfermedades como la rabia, la acusada responde que “de haber muerto la gata toda la zona tendría que haber sido desinfectada” y del mismo modo “unos cachorros sin madre no hubieran tampoco sobrevivido, con lo cual su muerte también hubiera causado problemas sanitarios”.

El 7 de febrero Barbara Balanzoni se enfrenta en un juicio militar en Roma a pena de un año de cárcel y expulsión del ejército, “una institución que amo tanto o más como amo a los gatos” según la teniente.

Barbara-Balanzoni-gata-kosovo

La mayor organización de defensa animal de Italia, el Ente Nazionale Protezione Animali (ENPA), asume la defensa de la acusada. Antes del juicio han conseguido que el tema se trate en el parlamento italiano, con una pregunta dirigida al ministro de defensa. Todos los que quieran, pueden apoyar esta campaña de defensa firmando en la petición que al efecto la ENPA ha creado: señor ministro, salve a la médico amiga de los animales. Además, otra campaña de firmas ha sido lanzada por una particular española con una petición a la OTAN y el ejército italiano.

7 COMENTARIOS

    • Gracias por la aportación de esta segunda campaña de firmas, MiMiga Shirts. Editado e incluido en el artículo.
      Llama la atención que una campaña lanzada por una particular y dirigida a la OTAN “en genérico” recoja casi cuatro veces más firmas que una campaña organizada por una fuerte protectora como apoyo a una intervención parlamentaria conseguida anteriormente.
      Los misterios de Internet.

  1. Puede eberse a que la petición de ENPA está en italiano y tenía como meta 15.000 firmas, que ya se han superado, mientras el objetivo de la petición española son 5x más. También hay que tener en cuenta la plataforma usada y el hecho que el español es un idioma que se habla en muchos países ;-)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.